Examine Este Informe sobre fabrica de challas

Para superar ambas situaciones de incertidumbre y atraer sabido, los periódicos de la época se encargaron de este trabajo. Las publicaciones melipillanas La Nación y El Labrador contaban con publicidad o reseñaban en sus crónicas los anuncios de la cartelera. Para ello utilizaban dos mecanismos: la publicidad con fotografíVencedor o ilustraciones y la crónica, que aparentaba ser una comunicación más, pero que en realidad Bancal publicidad soterrada. En ella se explicaba la trama de la película y se la calificaba con las más coloridas hipérboles. Seguía siendo popular, al igual que abriles antes, observar sobre los estrenos frases como la mejor comedia de todos los tiempos, la súper producción que ha cautivado a Europa, la mayor exhibición del séptimo arte mundial, o la más perfecta obra nunca creada. La exageración como característica publicitaria fue un medio permanente, más que las inserciones que a página completa en el semanario El Labrador hizo la clan Werchez para impactar con los avisos de los filmes El Gigoló, Bajo el Cielo de Parejoís, Casanova y El Loro Chino durante 1928, año que marcaría la penetración total del cine como consumo cultural, a consecuencia de la presentación de las primeras películas sonoras. Hasta ese entonces, todas las películas exhibidas en Melipilla habían sido mudas. En contadas ocasiones se habían acompañado de músicos que, por el suspensión precio que importaba su concurso, no acudían a las funciones locales. Asiduamente, en otras ciudades y países estas funciones contaban con un apuntador, cuyo trabajo era percibir los textos que aparecían en pantalla. Pero en Melipilla no. Por eso el 20 de abril de 1930 marcó un hito. Ese día el Esmeralda exhibió la primera película sonora, 88 89

la modo más amigable. El Mercurio 234, en una nota titulada Pelo corto: Nueva moda aseguraba que los jóvenes corrían a cortarse el pelo, porque querían ser los primeros en exteriorizar, en sus propias personas, el espíritu viril y renovador que recorre la República 235. De la mano con la operación de desmantelamiento de los vestigios simbólicos de la Unidad Popular, la dictadura inició un proceso que denominó como reconstrucción del país, en el que desarrolló una política cultural cuyo fin Cuadro extirpar de raíz y para siempre los focos de infección que se desarrollaron y puedan desarrollarse sobre el cuerpo recatado de nuestra Nación y en seguida, que sea efectiva como medio de eliminar los vicios de nuestra mentalidad y comportamiento. Este extracto, tomado del texto Información Cultural de la Asamblea de Gobierno y el Unidad Cultural de la Secretaria Militar de Gobierno de , tenía por intención modelar la vida entera, desde lo estético, lo simbólico, lo palpable y lo reflexivo, es afirmar, instalar una cosmovisión y una forma de conducta, limitando lo correcto de lo incorrecto, lo chileno de lo antichileno. La división se hizo en base a lo que la dictadura consideró una tergiversación y pérdida de un alma que subyace a nuestra condición de habitantes de esta tierra y portadores de un delegado y un horizonte. La hacienda, el huaso, una vida tranquila y ordenada, los héroes patrios, los símbolos y la condición de chileno como propio de una raza eran parte de esta alma por rescatar. La búsqueda de esta chilenidad, de acuerdo a Luis Hernán Errázuriz, se persiguió a través de diversos mecanismos. El 234 El Mercurio, 22 de septiembre de Citado en op. cit. Errázuriz, p Citado en op. cit. Errázuriz, p

Tome las medidas de seguridad correspondientes, especialmente la protección de los Luceros. Nunca se debe efectuar perforaciones a mano, aunque que se podría quebrar o saltar las palmetas. Evitar la caída de objetos contundentes, los que podrían ocasionar quiebre o saltaduras de las cerámicas. Toda reposición de cerámicas, deberá ser ejecutada por personal competente, y siguiendo las instrucciones del proveedor. Se deberá observar especialmente el tipo de adhesivo a utilizar, y los distanciamientos entre las palmetas, según los coeficientes de dilatación característicos de cada uno de los diferentes tipos. Se debe controlar cada 6 meses la calidad del sello que proporciona el material de fraguado en las uniones entre cerámicas de muros y pisos en baños y cocinas. Del mismo modo el sello elástico del atraque de las tinas y receptáculos de ducha a los muros, aunque que éstos con el paso del tiempo pueden constituirse en una posibilidad de filtración de agua.

66 y 67, marzo y abril, Galardón obtenido el año una obra de teatro. Eso fue lo que gatilló mi curiosidad y me vi en la tarea de hinchar a mis padres a que me enviaran a Santiago a ver teatro. Yo veía mucho gran pantalla con ellos, biógrafo se decía, en el Teatro Serrano que quedaba a dos cuadras de nosotros que vivíamos en Santo Agustín 298. Con sus padres acudía todas las noches al cine y en este constante ir se fue nutriendo de lo que veía, pero con su mente de 8 y 9 primaveras no entendía cómo los sujetos salían de la pantalla y aparecían en el escenario en carne y hueso, hasta que en una función de Rigoletto en Santiago lo entendió y se encantó con las artes escénicas. Bancal ese un Melipilla que, en el rememoración de Núñez, luce como un apacible poblado en que la única entretención era ir a adivinar una Envés a la plaza y conversar, y para los más osados conservarse hasta la etapa de ferrocarriles a ver ocurrir el tren a Cartagena. En ese entorno de niñez, cuenta que: El Teatro Serrano Cuadro un centro cultural, se hacían beneficios, se hacían sketches, se traían compañíFigura de Santiago, se hacía la velada bufa, que Bancal poco muy impresionante. En una oportunidad mi hermano fue predilecto rey feo. Lo que se presentó ahí, entre muchas otras cosas, fue algo que Cuadro considerado el espectáculo más exitoso de la radiotelefonía chilena. En vivo y en directo un episodio de Radiotanda, con Adolfo Yankilevich, Sergio Silva, Petronio Romo y, por supuesto, que la Anita González. A salvo del rubor que produjo en Ramón Núñez que su hermano intercambiara jocosas palabras con Anita González, en pleno decorado de la velada bufa de la Fiesta de la Primavera de 1952, su presencia le dejó el pasmado satisfacción de observar a la

6 Como se puede apreciar, los fenómenos del tipo 1 están relacionados principalmente a la altitud (m.s.n.m.), como heladas, granizadas, sequíCampeón, nevadas, etc., y son desastres naturales que afectan permanentemente a la población que habita en estas zonas del país. Por otro ala, los fenómenos del tipo 2 están asociados con las lluvias intensas, como deslizamientos de tierras, huaicos, y derrumbe de cerros, entre otros. Cálculo de los índices de vulnerabilidad Para cada individualidad de los grupos de fenómenos analizados, se ha calculado un índice de vulnerabilidad, para lo cual se ha utilizado para ello el análisis factorial. Ver anexo. De este modo, se han obtenido dos índices de los desastres naturales, tipo 1 y tipo 2. Ver mapas en el anexo. En los siguientes cuadros, se puede observar el nivel de correlación que existe entre los fenómenos naturales seleccionados y su respectivo índice de vulnerabilidad. Cuadro Nº 4 CORRELACIÓN ENTRE LOS FENÓMENOS NATURALES CON EL ÍNDICE DE VULNERABILIDAD A LOS DESASTRES TIPO 1 Fenómenos naturales Índice de vulnerab. Tipo 1 Helada Granizada Altura m.s.n.m Sequía Nevada Derrota musculoso Tormentas eléctricas Fuente: Registro Doméstico de Municipalidades-RENAMU, 2009 Cuadro Nº 5 CORRELACION ENTRE LOS FENOMENOS NATURALES CON EL INDICE DE VULNERABILIDAD A LOS DESASTRES TIPO 2 Índice de vulnerab.

El corte de cinta de aquella mañana de octubre de 1968, presagiaba un futuro de esplendor y alegría para sus dueños y el pueblo que se manifestaba adecuado en cada instantánea, con sonrisas y abrazos. Comenzaban esa misma mañana a rotar las cintas que deslumbrarían a miles de niños, campesinos, jóvenes y adultos, que se sorprendían ante el tamaño y figura de un recinto de primer nivel donde casi se triplicaba la capacidad del Teatro Serrano para una población que, desde 1933, todavía se había triplicado. El mismo día se dieron los últimos retoques, la postrera barrida, el detalle final a un decorado que, por un no corto tiempo, viera ocurrir los mejores espectáculos del país y que nació 216 El Labrador, 20 de octubre de

80 cios justos y dos preocupaciones de la sociedad melipillana: que las instalaciones estuvieran en buen estado, y que las películas no fueran pasadas antiguamente en teatros de suburbio de Santiago, puesto que eso ya significaba que llegaban atrasadas y malgastadas. Esto se cumplió hasta donde se pudo, pues Pérez se preocupó de ataviar el edificio lo mejor posible, mas los primaveras de funcionamiento se le notaban. Manuel Vera fue informante de estos díGanador de fines de la decenio de Ex estudiante de la Escuela Parroquial, sin trabajo, llegó a sumarse al staff de cinco personas que laboraban en el Serrano gracias a contactos y conocidos. Su día consistía en hacer el aseo de las dependencias por las mañanas, luego cortar los boletos en las funciones de matiné, vermouth y Incertidumbre. Incluso le tocaba acomodar al notorio, avisar de algún desorden y poner el candado para regresar al día sucesivo a repetir una rutina intensa. Se llenaba el teatro. Teníamos funciones todos los díFigura en rotativo, a veces hacíamos matiné, particular y noche. La matiné empezaba a las dos de la tarde y cloruro sódicoía como a las cinco. A las 6 empezaba la específico, esa salía como a las 8 y media. Después se hacía un aseo rápido y empezaba la función nocturna, recuerda, con la explicación clara de las razones del éxito de asistencia que abarrotaba una y otra ocasión la sala. Instalado en la alborada de un cambio generacional que no dejaría impávido ni a Melipilla ni al mundo, Vera recuerda que: Era la única entretención que había en Melipilla. Se llenaba, había filas de Parentela, especialmente para las de Cantinflas, las mexicanas, a veces pasaban películas de cowboy, seriales, que todavía eran muy buenas.

interés en que las manifestaciones culturales llegaran a todos se plasmó de forma progresiva. Sería para el Serrano un período no exento de graves tropiezos que pusieron en peligro la misma existencia del teatro, como un bloqueo por deudas municipales y administraciones que no empezaban ni terminaban aceptablemente. Esto último fue lo que ocurrió con Francione, un italiano en la inventario negra de Estados Unidos. Corría plena Segunda Conflicto Mundial y el encono obligaba a los países del mundo a tomar posición. Hasta las galerías del Teatro Serrano se dividían entre proclives al Eje y a los Aliados. Cada noticiario de combate da ocasión a los «combatientes» melipillanos para aplaudir o pifiar, según sea quien aparezca en el muralla 164, relataba El Labrador, más pesado por la bulla que por apadrinar a individuo u otro mandato. Lo mismo sucedía en Chile, que no tomaba una opción hasta perfectamente entrado el conflicto 165, no Triunfadorí la embajada norteamericana cuya impaciencia no aguardó más tribulaciones y neutralizó las operaciones comerciales de ciudadanos e inmigrantes procedentes de países enemigos. Italia era individuo de ellos y Francione había claro su adscripción al régimen fascista de Benito Mussolini. Evidentemente, y a pesar de estar en un rincón retirado del mundo, la Embajada de Estados Unidos se reunió con una comisión enviada por el alcalde Roberto Magnífico y la situación quedó clara: querían acabar el acuerdo del empresario lo antaño posible, sin permitir ninguna otra salida. 164 El Labrador, 22 de enero de Recién el 20 de enero de 1943 Ají rompería relaciones con el Eje Alemania- Italia-Japón, alineándose con el mandato coligado comandado por Estados Unidos, Reino Unido y Unión Soviética, entre otros

El primero, apodado la voz que acaricia, había filmado para la vencimiento de su recepción (14 de agosto de 1946) la cinta Sueña mi Simpatía y Bancal un divo del bolero y la canción romántica en Latinoamérica. Manuel Osorio, un chiquillo autóctono del corazón de la ciudad, nacido en 1938, fue refrendador de ese día. Yo estuve ahí, me impactó ver el teatro de Melipilla lleno, Cuadro un ídolo que cantaba boleros. Fue una trastorno, recuerda. Impresión compartida por Andrés Vicuña 173, quien con 10 abriles pudo darse cuenta del propósito del cantante. Las viejas eran tranquilas, eran más calladitas en ese entonces, pero al verlo gritaban y aplaudían, quedaban vueltas locas. En doble función, de tarde y noche, encantó e irradió de aplausos la Plaza de Armas, dejando una taquilla generosa que les dio la razón a los empresarios y a su hombre en la ciudad, Alejandro García. García sabía que la envite por figuras estelares, por la presentación de compañías teatrales y shows de variedades resultaba efectiva. Con el ejemplo de lo sucedido con Marini, subió la envite y trajo a Hugo del Carril. Precedido de quince éxitos cinematográficos y luego a esa prestigio primera figura de la industria cinematográfica argentina la segunda en importancia en América Latina, tras la mexicana, el actor y cantante, compañero de decorado de actrices como Sabina Olmos y María Eva Duarte 174 arribaba a Melipilla con un título nunca antes usado para una cita artística: ídolo. 173 Andrés Vicuña fue designado alcalde de Melipilla por la dictadura militar, ocupando el cargo entre , después sería electo concejal por la comuna en votaciones populares. 174 Luego más conocida como Evita Perón, esposa de Juan Domingo Perón, ex presidente de la República Argentina a mediados del siglo XX

) Historia de América Latina, Tomo 12: Política y Sociedad desde 1930, Barcelona, Crítica Grijalbo Mondari, 1997, pp Sobre el asonada de Culiprán en 1965 véase aún: Céspedes, Rubén, Historia Caudillo de Culiprán: , Santiago de Ají, Ediciones Manifiesto, Sin bloqueo, estimamos que la fecha que proporciona Peña, de febrero de 1965, no es precisa, no obstante que el rebelión ocurrió el 18 de octubre de geniosa logística para enterarse público: los viernes de moda. Dedicado a las niñGanador de la sociedad de Melipilla 114, los viernes de moda buscaban atraer a este sector etário con cintas especiales para ellas y un premio: aparecer en la pantalla del gran pantalla en las funciones venideras. Para participar, debían inscribirse en el mismo teatro, anotar sus nombres y tomarse una fotografía. Por votación de los asistentes en cupones que les eran entregados, se dirimía a la ganadora cuya faz sería proyectada en el ecran 115 del Teatro Colón. Y las señoritas asistían, al igual que los mayores, encantando a la sociedad melipillana con la Dorso del perímetro de calle Valdés, que bajo la Agencia de José Vizcaya presentó en los primeros meses un nuevo decorado y, sobre él, a la cantante y bayadera Paquita Sevilla. En la pantalla, cintas francesas, italianas y estadounidenses, con historias de cowboys y aventuras como Veinte Mil Leguas de Alucinación Submarino copaban Sala y platea. Todas las películas seguían con el viejo formato de publicidad anunciando a cada una de ellas como la paraíso del gran pantalla y las mejores del mundo. Incluso una que le costaría el negocio a Vizcaya, llamada El Triunfo de Venus, se promocionó durante un mes bajo el eslogan de la gran cinta de desnudos artísticos 116. El filme retrataba la historia de Hermosura con un escultor, mostrando actrices desnudas sacadas de una sociedad de bailoteo. Para advertir problemas se restringió la público a menores de permanencia, pero esto sucedió en el Melipilla de 1921 y 114 La Pueblo, 3 de febrero de En francés quiere sostener pantalla, y se usaría con los primaveras para denominar el telón donde se proyectaban las películas y para nombrar a la revista más importante que existió en Ají sobre el cinema y la industria cinematográfica, que circuló entre 1930 y La Nación, 20 de febrero de

42 De Olga Donoso se decía que Bancal la más gorda y chispeante figura del teatro revisteril chileno (...) que enloquecía al sabido con su ingenio y simpatía 121. Con Pepe Rojas la crítica se deshacía en elogios. Toda pena frente a este hombre se derrumba, y su Agudeza en tal forma nos hechiza, que hasta los muertos se alzan en su tumba y caen otra oportunidad muertos de risa, dirá El Mercurio escasamente unos abriles posteriormente 122. Con estas visitas, la industria teatral santiaguina había puesto sus Fanales y cuerpos en Melipilla y por eso se entiende que incluso arribaran elencos argentinos al circuito de calle Valdés. En 1924 lo hizo la compañía Renovación, con cuatro obras, En el interior de las que se contaba Maslo y Hembra. Un año después lo haría la compañía de variedades Los Cuyanos, dirigida por Francisco Gonzálvez, tras recorrer los mejores teatros 123 de Valparaíso, Santiago y Concepción. Con el Colón, Melipilla lograba ponerse en la órbita de Santiago, epicentro del entretenimiento nacional. Sin bloqueo, no siempre las visitas teatrales tendrían éxito, y esto le sobreveniría la cuenta al teatro como espacio y negocio, que para 1924 enfrentaba dificultades económicas, teniendo a mano al box para atraer capital a sus arcas. El deporte de los puños fue asimismo una de las principales atracciones del Colón en su epílogo. Desde hace algunos abriles este deporte se había ido tomando la escena nacional, con exponentes locales que peleaban en carpas y en recién creados centros pugilísticos. En traza que los encarpados no eran los mejores y no había circuito con techo que acogiera a un núsolo 121 Salinas Campos, Maximiliano, El Teatro cómico de los primaveras treinta y las representaciones de Topaze y Juan Verdejo en los escenarios de Pimiento en Revista Polis Universidad Bolivariana, año 5, núm.

85 la Vida Pasión y Homicidio de Nuestro Señor Dios pasó en matiné, a tablero vuelto. Llenos de devoción, los espectadoresfeligreses pasaron de la congoja por la crucifixión a las risas, porque minutos después comenzó el show de Manolo González, humorista hado del momento, que presentaba esa misma tarde al cantante Osvaldo Gómez, a Los Huastecos del Sur, las Hermanitas Heredia y a un señorita Daniel Vilches. Tras eso vino el cierre del que nadie tenía certeza respecto a cuánto tiempo durar mucho tiempoía. Se hablaba de unos meses 202, pero sería mucho más. En tanto, Demetrio Pérez se había ido con sus maletas a Maipú donde tomó a su cargo un teatro en mejores condiciones. Se acabó el cine, llegaron a pensar algunos. Sin bloqueo, el Cuerpo de Bomberos había autorizado su estadio para la proyección de películas, obteniendo la venia del municipio mientras el Serrano estuviera en arreglos. Y, para mayor entretenimiento y sorpresa, ese año ni se iría sin música, pues pinche el link la noche del 23 de septiembre salía al aire la primera Radiodifusión melipillana, emplazamiento Ignacio Serrano, en el dial CB 54 en Amplitud Modulada. El propietario de la época Bancal José Massoud Sarquis, un empresario de origen árabe, hijo de Ceferino Massoud y Rosa Sarquis, quien por ese entonces contaba con haber forjado en pulvínulo al rubro microbusero. Fue él quien levantó esta nueva iniciativa de la mano de colaboradores como Rubén Alvear Jarpa y Víctor Marín Calquín, entreambos hombres ligados al periodismo, sin embargo, con visiones muy distintas de esta empresa. El inicio de la radio fue un éxito total. En un local de calle Ugalde con Ortúzar montaron los estudios y a los pocos me- ses la tiempo aunque se había consolidado para un sector tan amplio que iba desde Casablanca en el meta a Rancagua en torno a el sur, llegando al poniente en las cercanías de San Antonio y a Talagante en su dirección oriente.

24 tiaguina y porteña, sobretodo a los que habían viajado o venían de Europa, Parentela que ansiaba replicar en la escalera local las beldades del primer mundo y su estética afrancesada. En las conciencias de la suscripción sociedad melipillana aún resonaban las palabras que el Intendente último Vicuña Mackenna escribiera, tras una de sus visitas, cuando señaló que Melipilla Cuadro un poblado de un aspecto del todo muerto, entre otros comentarios lapidarios: Existen algunos edificios públicos, como ser la iglesia parroquial, la gobierno, la casa en que funciona la oficina de correos i las escribanías; una plaza i un cementerio.- Ninguno de los edificios aunque mencionados, ni aún los de particulares tienen poco de particular ni en cuanto a su belleza, ni a su forma.- Todas las casas son de un aspecto triste i todas ellas de un solo firme 74. Ahora bien, Vicuña Mackenna había escrito eso antaño de la aparición del tren. Tras su arribo y sin embargo en plena etapa de recuperación post-terremoto, de la mano del gobernador Ramón Valdivieso, la ciudad no estaba completamente dormida. En algunas casas existían pianos, en ocasiones arribaba una profesora de Santiago o un afinador y se publicaban poemas en los periódicos, llenando páginas inclusive con versos donde las visiones idílicas y amorosas predominaban. Se recitaban poesíFigura en los actos estudiantiles y pequeñGanador comedias se presentaban en la Escuela Superior de NiñFigura de Melipilla, a cargo de la profesora Rosario Zamorano. El alcalde Manuel J. Benítez citaba a meetings en su hogar, lo mismo hacía luego el directivo del Cárcel de Melipilla y más tarde los secundaba algún comerciante, en una ronda de encuentros en distintos hogares, siempre puertas adentro y con invitados seleccionados.

67 traña en Melipilla, tomando en cuenta la existencia de recintos para ello. Igualmente el teatro móvil núpuro individuo eran cuatro que giraban por el país 177 elevó sus mástiles para atinar cabida a galerías, luces, entablado y funciones. Lo hizo en dos ocasiones en calle Arza con Silva Cháoportunidad, que para ese entonces todavía Cuadro un departamento periférico conocido como Los Cruceros, primeramente con funciones el 23 y 24 de diciembre de 1948, con Maruja Ravanal actuando en la obra de Antonio Acevedo Hernández, Árbol Remoto, y la compañía de comedias, sainetes y variedades de Blanca Arce y Romilio Romo. Dramas y risas en una Perplejidad. Y al final: fiesta. Sí, tras el pestillo había bailable en la carpa, como parte del programa. La segunda cita fue en 1950 con la llegada del entoldado en cuyo interior la compañía de Orlando Castillo reconocido actor cómico, que había hecho en Melipilla ya varias funciones anteriormente interpretó Honrarás a tu Madre. El inicio del radioteatro Para 1940, la Radiodifusión en Chile se había convertido en el principal entretenimiento mediático del país. Su crecimiento fue exponencial y la cantidad de emisoras rozaba la centena. Cuadro el informador de cada día, la tribuna de los políticos, el Concurso para artistas y la mayor fuente de música para las masas. Y todo esto lo había demostrado con creces, a la vez que se transformó en un caudal de entretenimiento habitual gracias al inicio del radioteatro Al respecto: Revista Apuntes # 91, Escuela de Teatro Pontificia Universidad Católica de Pimiento. Nov Sobre el radioteatro revísese: Pastene, Margarita, La Radiodifusión en Pimiento en Merayo, Prócer del variedad en Ají fue Eduardo de Calixto en 1939 con Hogar, dulce hogar!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *